16 de marzo de 2009

Socorro no regresará a Brasil

Me lo ha contado Patricia Torres, de El Faro de Vigo, una de las pocas periodistas que se interesó por el asesinato de María Socorro da Silva, la brasileña muerta a manos de un prejubilado orensano, Ramón Fernández. Finalmente, el cuerpo de la joven será enterrado en Orense y el ayuntamiento correrá con los gastos. Triste final a una triste historia. La madre y la hija de María no podrán ni siquiera velar el cuerpo de la mujer, ni llevarle flores, ni siquiera depositar las cenizas donde quiera que le hubiese gustado a María. Con más de veinte años de experiencia en el periodismo de sucesos, sé que en este tipo de tragedias sale lo peor, pero también lo mejor de las personas. Me cuenta José Antonio Ponseti, director de Efectos Secundarios, el programa de Caracol Miami en el que colaboro todos los viernes, que hay oyentes dispuestos a enviar dinero para que María regresase a Brasil. Patricia Torres también me ha contado que en Galicia había un grupo de inmigrantes que estaban recaudando dinero para la misma causa. Gracias a todos los que, como yo, os ha conmovido la historia de María. Cosas así te hacen recuperar un poquito la fe en este oficio.