28 de diciembre de 2009

Al Qaeda sigue desmintiendo a sus jaleadores occidentales


Los atentados del 11 de septiembre de 2001 sirvieron, entre otras muchas cosas, para echar por tierra los argumentos de todos aquellos que decían no justificar, pero sí entender las razones de los terroristas islamistas. El mantra repetido hasta la saciedad era el siguiente: "La situación de pobreza y desamparo a la que Occidente –especialmente Estados Unidos e Israel– ha conducido a esa gente no les ha dejado otra salida que el terrorismo". Eso, en el mejor de los casos. Otros, directamente, decían que las familias que disfrutaban de una pizza en cualquier restaurante de Jerusalén y morían despedazadas por la bomba que llevaba adosada a su cuerpo algún mal nacido motivado por las vírgenes que le esperaban en su paraíso, merecían esa muerte por el trato que Israel da a los palestinos. Estos mismos son los que, tras los atentados del 11-S, decían aquello de que Estados Unidos había probado su propia medicina y muchos de ellos son también los que opinaban que la única razón por la que un grupo de seguidores de Al Qaeda provocó una matanza de inocentes en Madrid fue nuestra presencia en la guerra de Irak.
Atentado tras atentado, Al Qaeda ha ido quitando razones a todos estos amantes de la relatividad y la equidistancia. Los crímenes del 11-S fueron obra de egipcios, saudíes y yemeníes con estudios y de un nivel socioeconómico alto y ninguno de ellos había pasado por un campo de refugiados ni nada parecido. Todos, en especial, Mohamed Atta, tenían en la cabeza un batiburrillo de ideología islamista radical, que iba de Sayid Qutb a Al Zawahiri, mezclado con una frustración personal y sexual que describe perfectamente Martin Amis en El segundo avión.
Los autores del 11-M eran marroquíes, sirios, tunecinos y argelinos perfectamente integrados en nuestro país o delincuentes de poca monta. Alguno habían llegado a España con una beca, otros tenían sus propias empresas... Ni rastro de marginalidad, de experiencias traumáticas, de hambre o de malos tratos por parte de los occidentales.
Ahora, un nigeriano llamado Umar Faruk ha querido volar un avión. Al Qaeda ha reivindicado hoy mismo la acción. Resulta que Umar tampoco ha salido de un campo de refugiados, ni siquiera ha vivido en Suiza y decidió su acción al sentir la opresión de los suizos tras el referéndum que ha desterrado de aquel país los minaretes de las mezquitas. Resulta que es el hijo de un adinerado nigeriano. Otra vez, Al Qaeda empeñada en desmentir a sus jaleadores, que jamás van a terminar de entender sus razones: simplemente, quieren destruir nuestro sistema de vida porque no les gusta. Porque odian ver conducir y estudiar a las mujeres, porque aborrecen que todos podamos votar, porque no entienden que nuestras leyes no emanen de ninguna piedra ni de ningún libro sagrado, sino del pueblo, porque abominan aquello de que "todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad". Unas palabras que alguien escribió en 1776 y que hoy siguen vigentes no sólo donde fueron escritas sino en eso que muchos llaman el mundo libre, del que, afortunadamente, yo formo parte.

4 de diciembre de 2009

¿Brutalidad policial?


Una de la madrugada en Madrid. Un grupo de policías lleva varios días trabajando, sin apenas dormir, en el esclarecimiento de un secuestro. Un colombiano ha sido amarrado por unos compatriotas para saldar una deuda de cocaína. Los policías escuchan las conversaciones de los secuestradores en tiempo real gracias a Sitel –sí, sí, señores del PP, para eso sirve Sitel–. Uno de los que está con la víctima del secuestro llama a un colega: "Ven en la moto y trae el hierro", escuchan. Ya no hay duda, va a llegar el encargado de ejecutar a la víctima y llevará el hierro, es decir, la pistola. Rodeando la casa hay un grupo de geos, dispuestos a irrumpir en la casa para salvarle la vida al secuestrado. Otros policías están atentos a que llegue la moto en la que viaja el sicario. Ven como un motorista se salta varios semáforos y va en dirección a la casa donde está el secuestrado. Le cruzan un coche, le tiran al suelo, le esposan con violencia porque creen que lleva un hierro, como han oído... Pero todo es un error. No es un sicario colombiano, es un cocinero que regresaba a casa de su trabajo, lo que comprueban cuando ven su DNI. El jefe de grupo, responsable del operativo, al darse cuenta del error, decide que se le traslade inmediatamente a un hospital, pese a que el herido no quiere... Allí se le atiende, se le cura y final de la primera parte de la historia.
La historia es real. Conozco a varios de los agentes que la protagonizaron y al jefe del operativo, uno de los tipos más profesionales y honrados que he visto en el Cuerpo Nacional de Policía. Los participantes en la detención cometieron un error, por supuesto, como los cometo yo a diario. El problema es que sus errores tienen consecuencias mucho más graves que los míos. Pero aquella detención no fue más que eso, un lamentable error por el que debían ser sancionados. No hubo brutalidad, ni ensañamiento, ni palizas... ¿Cómo habría que haber actuado? ¿Dando el alto y pidiendo, por favor, al motorista que les confirmase que era el sicario que iba a matar al secuestrado y que hiciese el favor de dejar el arma que llevaba en un lugar donde no hiciese daño a nadie?
La segunda parte de la historia se acerca a la pesadilla. El cocinero denunció a los policías. La Audiencia Provincial condenó a cada uno de los tres agentes a tres años de prisión por lesiones y detención ilegal, ya que el tribunal consideró que trasladar al herido al hospital fue eso, una detención ilegal. La sentencia fue recurrida y ahora, el Tribunal Supremo ha rectificado el fallo de la Audiencia de Madrid: no hubo detención ilegal y las lesiones han sido calificadas como falta, y no como delito. Cada uno de los agentes debe pagar una multa de 1.200 euros.
Habrá quien piense que es un castigo muy pequeño para un error como el que cometieron los policías. La víctima del error seguro que así lo cree y está en su derecho. Pero lo que era absolutamente desmesurado era castigar con penas de cárcel un error que de ninguna manera es un "caso de brutalidad policial", como titula hoy El País. La sociedad y los tribunales deben proteger a todos los ciudadanos de los abusos policiales. Estoy convencido de ello, como también estoy convencido de que la sociedad y los tribunales deben proteger a los tipos que se juegan la vida en la calle todos los días para hacer cumplir la ley y para que todos seamos un poco más libres. Un recordatorio: se han cumplido ya siete años de la muerte de Salvador Lorente, un inspector del Grupo de Homicidios de la Brigada de Policía Judicial de Madrid. Murió porque pidió a un sospechoso colombiano que se identificase. El sospechoso le disparó y le mató. Si Salva hubiese ejercido "brutalidad policial" hoy estaría vivo.

1 de diciembre de 2009

La vieja relación entre el doctor Virú y Paquillo, esta semana en Interviú


La operación Grial, que ha acabado con la detención del médico Walter Virú, acusado de suministrar a varios deportistas sustancias dopantes, ha sacudido los cimientos del atletismo. El atleta español en activo con mejor palmarés, el marchador Paquillo Fernández, se ha visto salpicado por el escándalo, ya que en su casa la Guardia Civil encontró productos prohibidos. El marchador asesgura que las sustancias no eran para él, sino para unos amigos.
Esta semana desvelamos en Interviú que la relación entre Paquillo y el doctor Virú se remonta, al menos, a principios de 2007. En esa fecha, la policía puso en marcha la operación Deltoide, que un juzgado decidió archivar. Pero en las investigaciones, Paquillo aparecía como uno de los posibles receptores de paquetes que Virú enviaba a su clientela. Todo, esta semana, en Interviú.

28 de noviembre de 2009

Autocrítica


Al leer la noticia me indigné, se me revolvieron las tripas e incluso estuve a punto de escribir aquí una entrada para contar que este tipo de asesinatos hacían tambalear las convicciones de cualquiera. Esta mañana, su rostro ha sido portada de ABC, precisamente el periódico con la mejor sección de sucesos de España. Pero cadenas de televisión, otros diarios... Todos los medios han mostrado el rostro de Diego, el hombre que ayer había torturado, quemado, golpeado y asesinado a una niña de tres años, hija de su novia. Probablemente, los agentes que participaron en su detención y en su traslado al juzgado también hicieron lo posible para enseñar el rostro del que ayer era, desde luego, una bestia digna de escarnio en la plaza pública.
Pues bien, hoy nos hemos enterado de que el juez encargado del caso le ha puesto en libertad sin cargos: la pequeña no murió a consecuencia de los golpes del hombre cuyo rostro conoce toda España, sino que sus heridas son compatibles con una caída.
¿Qué ha pasado? ¿Quién ha fallado? ¿Quién habló el primero de quemaduras? ¿Y de malos tratos continuos? ¿Y hasta de abusos sexuales? ¿Cómo es posible que la información haya dado un giro de 360 grados en 24 horas? No puedo dar respuesta a ninguna de estas preguntas, pero lo que está claro es que todos hemos fallado. No soy amigo de ese oscurantismo por el que sólo se pueden dar iniciales de los detenidos y jamás enseñar su rostro, pero de ahí a lo ocurrido aquí hay un trecho enorme. He publicado en infinidad de ocasiones fotografías de pederastas, de delincuentes sexuales... Sin cargo de conciencia y sin esperar a que sean juzgados, así que yo también habría publicado la foto que aparece en la portada de ABC. Así que, desde luego, habría fallado y ahora tendría que pedir perdón. Como, de hecho, lo hago. Los periodistas nos equivocamos tanto o más que cualquier otro, pero solemos tener menos capacidad de autorcrítica. Y en esta ocasión es imprescindible.

24 de noviembre de 2009

Detenido Juan Cano. Esto es lo que dijeron de nosotros cuando hablamos de ello


Esta madrugada, la Guardia Civil ha detenido a Juan Cano, alcalde de Polop, en relación con el asesinato de Alejandro Ponsoda. Hace unas semanas, en Interviú y en nuestro espacio de Onda Cero contamos que la línea de investigación principal conducía a Cano como presunto autor intelectual del criemn. Desde entonces, hemos recibido unos cuantos comentarios al respecto, casi siempre firmados por anónimos. Es de agradecer la honradez y la valentía del hermano y la hija del hoy detenido Juan Cano, que sí firmaron sus comentarios con sus nombres. Los tenéis en nuestro blog de Onda Cero. Reproduzco aquí un extracto de los que han llegado a mi blog como anónimos:
"Se te ha visto el plumero, a ver cómo rectificas esta CAGADA, has demostrado con este artículo tu "profesionalidad" y tu "integridad". ¿Y ahora qué? ¿portada pidiendo disculpas?, probablemente esconderás la cabeza, como te corresponde".
"No os habéis informado de nada. Soy periodista y he seguido el caso desde que ocurriera, en 2007. Por vender unos cuantos ejemplares más estáis acusando sin pruebas a la gente (...) La mayoría de los argumentos utilizados son invenciones o comentarios de portera (...) Es algo muy gordo acusar sin pruebas a alguien de asesinato, así que espero que se os denuncie por el daño causado a esas dos personas y a sus familias".
"Espero que tengas un buen patrimonio para absorber la lluvia de demandas que te van a caer. Precisamente profesional y ético no es publicar de oídas y rumores, que es lo que tú has hecho. Con supuestos periodistas como tu vamos apañaos (sic) en este país".

23 de noviembre de 2009

A Gutiérrez Aragón sí le gustó...


Lejos queda ya la publicación de nuestro tercer y, hasta el momento, último libro Una historia del 11-M que no va a gustar a nadie. El título era premonitorio, porque, de hecho, pasó bastante discretamente por las librerías y nuestra editorial consideró que no era merecedor de una segunda edición. Lógico. Era un tema muy manido y, sobre todo, muy manipulado políticamente. Y nosotros contamos lo que habían hecho bien y mal unos y otros, al margen de colores. Y bien saben muchos compañeros de profesión que en esto del 11-M había que alinearse en un bando o no eras nadie. Nosotros no nos alineamos y el libro ha quedado como un trabajo hecho honrada y honestamente. Pues bien, el diario El País publicó ayer esta entrevista con el ex director de cine Manuel Gutiérrez Aragón, ganador del Premio Herralde de novela. En ella, habla de sus fuentes de documentación para escribir su novela La vida antes de marzo y califica nuestro libro como el mejor que conoce sobre el tema. Muchas gracias. A alguien le gustó.

20 de noviembre de 2009

Imprescindible lectura


Acabo de terminar las 460 páginas de La torre elevada, el libro que sobre Al Qaeda ha escrito el periodista norteamericano Lawrence Wright. La obra ha sido premio Pulitzer y ha recibido los elogios de personas mucho más autorizadas que yo, como el escritor Antonio Muñoz Molina. Pero no me quedaría a gusto si no le dedicase unas líneas. La obra es sensacional, un ejercicio periodístico casi titánico por el número de fuentes y de datos que ha manejado el autor. Pero, fruto de ese trabajo, ha salido un reportaje –porque es lo que es este libro– magnífico. No hace falta ser un iniciado en la materia para disfrutar de él, pero los iniciados aprenderán datos desconocidos hasta ahora: cómo la vanidad de algunos agentes de la CIA y el FBI sirvió para facilitar el trabajo de los terroristas del 11-S; cómo eran las relaciones de Osama Bin Laden con sus esposas e hijos; el papel de Ayman Al Zawahiri en la siniestra fusión de Al Yihad y Al Qaeda; la trampa que un avezado agente del FBI le tendió a un yihadista preso en Yemen unos días después del 11-S... Y por encima de todo, la historia del agente especial O'Neil, el hombre que más persiguió a Bin Laden y que murió el 11-S cuando trataba de ayudar a desalojar la Torre Sur días después de abandonar su trabajo en el FBI. Sólo las peripecias de este personaje hubiesen merecido un libro, pero Wright decidió situarle frente a sus enemigos, frente a quienes acabaron con su vida e intentaron acabar con la civilización por la que O'Neil y otros muchos murieron el 11 de septiembre de 2001. Por la misma civilización por la que murió en Leganés el 3 de abril de 2004 el geo Francisco Javier Torronteras.

16 de noviembre de 2009

Errores de un crimen sin cadáver, esta semana en Interviú


El caso Marta del Castillo está en su recta final judicial. Los cuatro imputados mayores de edad –Miguel Carcaño, su hermanastro, Francisco Javier Delgado, la novia de éste y Samuel Benítez– y el menor, El Cuco, se sentarán pronto en el banquillo. Están acusados de un asesinato en el que no ha se ha hallado el cadáver, la principal prueba de cargo en un procedimiento por homicidio.
¿Por qué no se ha encontrado aún el cuerpo? En Interviú damos esta semana algunas claves de los errores, la descoordinación y el desorden en el que ha estado sumida muchas veces la investigación de este crimen. Un par de pinceladas: las pesquisas las llegaron a llevar hasta tres unidades policiales distintas, sin comunicación entre ellas y el río Guadalquivir fue rastreado otra vez hace un par de semanas, porque había remansos donde no se había buscado el cuerpo de Marta. Todo, esta semana en Interviú.

El sumario de los falsos inválidos de María José Campanario, esta semana en Interviú


No nos hemos pasado a la crónica rosa, pero esta semana, en la portada de Interviú aparece algún nombre más propio de otro tipo de prensa. Publicamos en exclusiva lo más sustancioso del sumario de la trama de los falsos inválidos, esa a la que acudió María José Campanario, la esposa de Jesulín de Ubrique, para lograr una pensión de invalidez para su madre, Remedios Torres. El asunto no es ninguna broma; el fiscal pide para madre e hija una pena de cuatro años de prisión por falsedad, estafa y cochecho.
En el reportaje que publicamos esta semana en Interviú ocupan un lugar destacado las intervenciones telefónicas a los implicados. En ellas se puede comprobar el desparpajo y la impunidad con que actuaba la red dirigida por el ex jefe de la Policía Local de Ubrique, Carlos Carretero, el jefe de la trama, al que Jesulín promete en una de las conversaciones: "Te vi a brindar veinte toros". Todo, esta semana en Interviú.

11 de noviembre de 2009

Ha muerto Cándido Ortíz, uno de los asesinos de Anabel Segura


Un lector de este blog me lo apuntó hace unos días y hoy lo he confirmado: Cándido Ortíz Añón, uno de los dos asesinos de Anabel Segura, murió el pasado 26 de junio en la prisión de Ocaña, donde cumplía una pena de 43 años y diez meses por el crimen de Anabel, ocurrido el 12 de abril de 1993.
Candi, amigo de la infancia de Emilio Muñoz Guadix, el otro asesino, murió a consecuencia de un infarto. Había disfrutado ya de varios permisos y llevaba encarcelado desde septiembre de 1995, cuando la policía detuvo a los dos criminales y encontró los restos de la joven, asesinada el mismo día que fue secuestrada.
El abogado de Cándido quiso presentar a este fontanero durante el juicio y después, como la parte débil de la pareja de delincuentes, como alguien aterrorizado por la psicopatía criminal de Emilio. Pero Candi tuvo mucho tiempo para entregarse a la policía –más de dos años–. Él participó en el asesinato de Anabel, intentó en dos ocasiones cobrar el rescate que le pidieron a los padres, cuando la joven ya llevaba muerta mucho tiempo, y no se inculpó del crimen hasta que la policía le detuvo.
Alguien hablará de justicia divina. A mí, sinceramente, los catorce años que Candi ha pasado entre rejas me parecen un castigo muy suave para alguien que cometió un crimen tan abyecto.

10 de noviembre de 2009

Leed hoy a Rosa Montero en El País



Hace tiempo que pienso que el virus de lo políticamente correcto lo ha invadido todo: la vida política y, en especial, los medios de comunicación. Sin embargo, de cuando en cuando, hay articulistas de medios tan poco sospechosos como El País que me dan alguna alegría. Por aquí he comentado alguna vez los artículos de Carlos Mendo o de Antonio Elorza. Hoy, es Rosa Montero quien, en este excelente artículo habla, a cuenta del ataque sufrido hace unos días por una mujer musulmana embarazada que decidió quitarse el velo, de la vacuidad de inventos como la cacareada Alianza de Civilizaciones. La civilización debe triunfar primero en el mundo islámico, de la que cada vez parece estar más lejos.

9 de noviembre de 2009

La autoría intelectual del crimen de Polop, esta semana en Interviú


Hace dos años que Alejandro Ponsoda, alcalde popular de Polop de la Marina (Alicante), fue asesinado por dos sicarios. El pasado jueves, la Guardia Civil arrestó a un delincuente español, uno de los tres presuntos autores materiales del crimen. Esta semana, en Interviú, desvelamos que la jueza del caso tiene en su poder informes de la Guardia Civil en los que se apunta como autores intelectuales, es decir, como inductores del crimen, a Juan Cano y Joaquín Montiel, dos de los concejales del equipo de gobierno del edil asesinado. Cano, entonces concejal de Urbanismo, fue quien sustituyó a Ponsoda al frente del Ayuntamiento de Polop.
También revelamos en Interviú el contenido de una nota escrita poco antes de morir por el alcalde y el testimonio de una persona que escuchó una discusión entre Ponsoda y otras personas el mismo día del crimen. Resulta curioso, por cierto, el empeño que ha puesto siempre Juan Cano en tratar de desvincular el asesinato de su antecesor de cualquier posible trama urbanística y achacar el asesinato a "cuestiones personales". De momento, de lo poco claro que hay en el caso es que la Guardia Civil descartó ya hace tiempo las cuestiones personales y centró sus pesquisas en oscuras tramas de corrupción ligadas al ladrillo. Todo, esta semana, en Interviú.

19 de octubre de 2009

El crimen perfecto, esta semana en Interviú


La noticia la dio en exclusiva hace ya meses mi compañera Mayka Navarro en El Periódico. Una mujer, Ángeles Molina, fue detenida por los Mossos d'Esquadra, acusada de haber matado a su ex compañera de trabajo Ana María Páez, a quien suplantó durante meses para firmar varios seguros de vida. El crimen tiene todos los componentes del mejor guión de cine negro o de la mejor literatura del género. Hemos leído el sumario completo y esta semana, en Interviú, entresacamos de él algunos detalles. Los amantes de los sucesos no se lo pueden perder.

Un nuevo 'doctor milagro' del ciclismo, esta semana en Interviú


Madrid 2016 sufrió un varapalo del COI por la política española contra el dopaje. En Interviú fuimos los primeros en dar los detalles de la operación Puerto, aquella en la que cayó el doctor Eufemiano Fuentes y el mismísimo Manolo Saiz, director del equipo Liberty. Y somos los primeros que nos quedamos estupefactos al comprobar cómo las autoridades deportivas españolas no han hecho nada con ninguno de los ciclistas implicados en aquella gigantesca trama de dopaje. Mientras en Alemania y en Italia sancionaban a sus dos mejores ciclistas –Ivan Basso y Jan Ulrich, en España todos miraban para otro lado.
Aquella brillante operación de la Guardia Civil, ninguneada por las autoridades deportivas y por los jueces –ni siquiera se ha podido ver el contenido de los ordenadores del doctor Fuentes– pudo haber tenido su continuación en la operación Chinatown, desarrollada por la Comisaría General de Policía Judicial hasta mediados de este año, cuando el juzgado ordenó el archivo de la causa. El principal implicado era el doctor Jesús Losa, un médico de Valladolid que había trabajado para el Euskaltel. Es el médico que presuntamente suministró a Maribel Moreno –la ciclista que pegó la espantada en los Juegos de Pekín– la EPO que se inyectó antes de partir a China. Y también es el médico de Moisés Dueñas, el ciclista que dio positivo en el Tour de Francia de 2008. La policía interceptó conversaciones y sms de un buen número de deportistas, a los que Losa presuntamente suministraba sustancias dopantes. Un campeón español le escribió lo siguiente: "Menos mal que no soy ambicioso y no había tomado nada. Has estado a punto de mandarme al paro y arruinar mi carrera".Este mensaje y otros muchos tan comprometedores como este los tenéis esta semana en Interviú.
Pese a todas las conversaciones que apuntaban a una nueva trama de dopaje, el juez decidió cerrar la causa y seguir dando barra libre a estos magos del ciclismo.

30 de septiembre de 2009

¿Hasta cuándo?


Nos preguntaba ayer Julia Otero en nuestro Territorio Negro si le dábamos credibilidad al testimonio de la novia de Miguel Carcaño. La menor dijo que el cuerpo de Marta del Castillo estaba en una zanja. Ninguna credibilidad, le dijimos. Tanta como todas las declaraciones de todos los implicados en este asunto, excepción hecha de la primera, aquella en la que, en caliente, recién detenidos, los tres principales implicados en el crimen contaron por separado a la policía la misma historia.
Desde aquel primer testimonio, que situaba el cadáver de la chica en las aguas del Guadalquivir, todo se ha ido enrevesando gracias a las mentiras de unos y otros, a la ineptitud de la Brigada de Policía Judicial de Sevilla y, por qué no decirlo, al padre de Marta, que no ha hecho más que dar pistas a los malos. Claro que de eso también tiene la culpa la policía. Veteranos y bragadísimos policías, curtidos en secuestros, asesinatos..., me decían hace ya meses: "¿Cómo es posible que ningún policía se haya encargado del padre, de mantenerle continuamente informado para neutralizarle?".
En esta última ocasión, la revelación de la zanja venía con complementos: ropa ensangrentada y cinta americana, que el abuelo de Marta entregó a la policía. ¿Hasta cuándo continuará el circo? ¿Cuándo algún mando policial dará explicaciones o asumirá la responsabilidad?

28 de septiembre de 2009

Una mujer orgullosa


Fatima Hssisni dijo hoy estar "orgullosa" de lo que hizo su hermano, un tipo que se inmoló en Irak y que a estas horas debe estar disfrutando de las tropecientas vírgenes que Alá tiene preparadas para todos los que mueran como él. Claro que Fatima tiene mucho más motivos para estar orgullosa: se presentó la semana pasada en la Audiencia Nacional con la idea de declarar con el rostro completamente tapado po un burka. Afortunadamente, en España tenemos jueces como Javier Gómez Bermúdez, para los que no existen relativismos ni caminos intermedios y para los que la ley está por encima de la religión. Fatima puede estar orgullosa de ser una mancha oscura, un objeto al que no se le permite ni mostrar un centímetro de piel, una mujer a la que le han borrado, con su consentimiento, la condición, no ya de mujer, sino de ser humano. Es para estar orgullosa.
Y como Fatima es una mujer orgullosa, le ha dicho a los periodistas que todos los que nos repugna ver a mujeres como ella somos unos "ignorantes". Claro que ella debe ser un pozo de sabiduría.
Como Fatima es una mujer orgullosa, se ha despedido de los ignorantes de la prensa con un consabido "Alá es grande". Claro que sí, Fatima. Es tan grande como para que en su nombre tu hermano quedase despanzurrado en algún lugar dde Irak intentando llevarse la vida de algún infiel y para que tú no seas más que una sombra a la que, a buen seguro, ni siquiera dejan salir de casa. Pero, eso sí, orgullosa de ser la mujer que Alá, el único Dios, y Mahoma, su profeta, quieren.
Por cierto, Fatima no vine en ningún desierto lejano, sino aquí, al lado vuestro, en España. Naturalmente, no estoy hablando del Islam ni quiero generalizar, no vaya a tomarme nadie por islamófobo. Hablo de Fatima, una mujer orgullosa, como Alá manda.

9 de septiembre de 2009

El espectáculo debe continuar...


Pues eso. Que "the show must going on". Hoy, Miguel Carcaño ha regresado al juzgado y, cómo no, ha vuelto a dar una nueva versión de los hechos. Recapitulo rápidamente: ahora dice que mató a Marta del Castillo con un cenicero, que no la violó y que –¡sorpresa!– no sabe dónde está el cadáver porque fue el tío de su amigo Samuel Benítez, también imputado por el asesinato, quien se deshizo del cadáver.
Miguel Carcaño tiene sobre sus hombros acusaciones de delitos que le van a hacer pasar en prisión, en el mejor de los casos, una docena de años. Por eso, tiene todo el derecho del mundo, como cualquier imputado, a mentir todo lo que le dé la gana. Pero, como en cualquier otro caso, esas mentiras deben ser desmontadas por las pruebas que aporte, en este caso, la policía.
La versión sobre el crimen que ha ofrecido hoy el joven cuadra con las pocas pruebas materiales que hay en el caso: una mancha de sangre en el bolsillo de su cazadora, que él mismo dijo que se debía a que se había guardado el cenicero en el bolsillo; los restos de sangre que había en su casa y... muy poco más. El drama de los padres de Marta del Castillo, del juez y de la policía, es que no han sido capaces de hallar el cuerpo de la joven. Ni en el río, ni en el vertedero.
Ha llegado la hora de comenzar a pedir, al menos, alguna explicación. Los que conocemos el caso con cierta profundidad podríamos preguntar, por ejemplo, por qué la Jefatura de Policía de Sevilla despachó con bastante displicencia y más que sobrada suficiencia a los especialistas holandeses que llegaron con sus perros a ayudar en la búsqueda en el río. O por qué la Jefatura de Sevilla se negó a recibir más ayuda de los agentes de la UDEV Central llegados desde Madrid y verdaderos especialistas, no sólo en la resolución de asesinatos, sino en realizar interrogatorios complicados. O por qué el juez instructor tampoco pidió ayuda a la hora de interrogar a todos los encartados, pidiendo a la policía un cuestionario para acorralar a todos los implicados, que no son más que una pandilla de adolescentes sin ningún bagaje delictivo...
Hay un montón de lagunas, un sinfín de interrogantes que unos y otros deben contestar. Pero Carcaño seguirá mintiendo con todo su derecho y, lo que es peor, seguirá teniendo sus minutos de gloria en las televisiones y seguirá siendo pasto de los tertulianos. Al fin y al cabo, "the show must going on".

8 de septiembre de 2009

Más de espías esta semana en Interviú


Se va desenredando la maraña. La policía y el juez tienen cada día más claro, sino quién los pagó, sí quién está detrás de los dosieres y las vigilancias sobre el vicepresidente del Gobierno de Madrid, Ignacio González. Método 3, la agencia de detectives más mediática de España es la empresa a la que el juez apunta. De hecho, en los primeros días de este verano, la policía irrumpió en sus sedes de Madrid y Barcelona para solicitar el libro de registro, donde las agencias de investigación privada deben anotar todos sus clientes y los trabajos que les encargan. Los detectives se negaron en rotundo a entregar esos libros a los agentes. ¿Estaba allí el encargo del dosier sobre la mano derecha de Aguirre? Ese mismo dosier es el que estuvo paseando por varias redacciones durante más de un año, hasta que Tiempo, primero, y Público después, lo publicaron parcialmente para socavar a González. "No desvelaremos el nombre de un cliente no delante del Tribunal Constitucional", han dicho a Interviú desde Método 3. Tenéis todo esta semana en Interviú.

31 de agosto de 2009

Interviú arroja luz sobre el espionaje a Ignacio González


Han pasado más de ocho meses desde que el diario El País y la cadena Ser desvelasen el espionaje del que fue objeto Ignacio González, vicepresidente del Gobierno de Madrid y mano derecha de Esperanza Aguirre. González fue espiado y grabado con cámara oculta durante un viaje a Colombia. Además, varios dossieres circulaban por las redacciones de distintos medios con información acerca de sus propiedades y de las de su familia.
En Interviú desvelamos esta semana que la policía ha identificado ya a la agencia de detectives que elaboró los dossieres –que comenzaron ya hace más de cuatro años– y que encargó el seguimiento del político durante su viaje. Ahora, la agencia de investigación privada deberá desvelar quién se ha gastado 100.000 euros –el coste del trabajo– para destruir la carrera política de Ignacio González. La sospecha es que los detectives no lo harán y se expondrán a la sanción que prevé la Ley de Seguridad Privada. Cualquier cosa antes que revelar quién es el señor X de este caso.

25 de agosto de 2009

Chomsky, quédate


Noham Chomsky, profesor emérito del 'Massachusetts Institute of Technology' (MIT) –sí, sí, del mismísimo Massachusetts, el de EEUU– y guía ideológico del perroflautismo ilustrado, está pasando unos días en Venezuela. Allí ha sido recibido con todos los honores por el propio presidente Chávez. Hasta ahí, todo normal. Chomsky es el referente de cualquier antiamericano que se precie. Pero, atención a las palabras del intelectual en el Palacio de Gobierno de Caracas. Dijo sentirse "emocionado al ver en Venezuela cómo se está construyendo ese otro mundo posible y ver a uno de los hombres que ha inspirado esta situación de cambio.
Hablar de la paz es, de alguna manera, fácil (...) lo difícil es crear un nuevo mundo, un mundo diferente"
.
No esperaba yo una encendida crítica al gorila rojo por parte del lingüista, pero de ahí a alabar ese otro mundo que se está construyendo en Venezuela. ¿A qué mundo se refiere? ¿A un mundo en el que se pueda amordazar periodistas? ¿A un mundo en el que los círculos boliviarianos –la guardia pretoriana paramilitar del manadatario– repriman a tiros cualquier resquicio de oposición? ¿A un mundo en el que el fraude electoral y las artimañas para perpetuarse en el poder son moneda corriente?
¿Ese es el mundo que le gusta a Chomsky? Pues que se quede allí y que ceda su cátedra en Massachusetts, desde la que puede lanzar todas las diatribas que quiera contra Estados Unidos. No creo que pueda hacer lo mismo ningún catedrático de ninguna universidad venezolana sin temor a ir a la cárcel. Y eso es lo que se le olvida decir a Chomsky y a todos los que le jalean.

23 de agosto de 2009

Reportera Cruz


Llevo una semana trabajando y hoy, domingo, he decidido volver a escribir en el blog. Lo he hecho, motivado por este excelente reportaje publicado hoy en las páginas de ABC y que lleva la firma de Cruz Morcillo, una reportera excepcional que, junto a Pablo Muñoz, despacha cada día la mejor sección de sucesos de la prensa diaria.
Cruz describe en este reportaje el psiquiátrico penitenciario de Fontcalent, el centro al que van a parar todos esos tipos lo suficientemente locos como para que ningún tribunal puede declararles culpables y lo suficientemente peligrosos como para que no puedan vivir en libertad. Fontcalent es, en palabras de la autora, "un dique de contención a los brotes de la locura". El reportaje, como no puede ser de otra manera llevando la firma que lleva, no juzga, no valora, no quiere polemizar. Es un ejercicio de periodismo del de antes, de reporterismo. Por el reportaje pasan Francisco García Escalero"vente un rato conmigo y te cuento", le dijo a Cruz-Clarice, convertido en Hanibal Lecter-, Noelia de Mingo, Ángel Caratenuto...
No dejéis de leer el reportaje. Es, como dice Cruz, una de esas piezas que te hacen seguir creyendo en este negocio.

1 de agosto de 2009

Algunas reflexiones antes de las vacaciones

Voy a descansar del blog al menos hasta el 15 de agosto. En Interviú trabajo casi todo el mes, pero he decidido parar de escribir aquí porque necesito despejarme un poco y dedicarme a otras cosas cuando me conecte a Internet: las ligas fantásticas de fútbol americano, el blog del 25 aniversario de mi promoción del colegio, el montañismo, las carreras... Pero antes quiero dejar unas cuantas reflexiones que quiero compartir con vosotros:

LOS QUE SIEMPRE PONEN LOS MUERTOS. Durante este 2009, ETA ha matado a dos guardias civiles y a un policía. Son las únicas tres víctimas mortales de los terroristas este año. Policía y Guardia Civil siempre ponen los muertos. Ellos no llevan escoltas, ellos siempre son objetivo, ellos son la primera línea de defensa. Cuando ellos mueren nunca se habla de víctimas inocentes, pero ellos mueren para que todos nosotros disfrutemos de un poco más de libertad... Eso es lo que nunca debemos olvidar.


NUESTROS POLÍTICOS Y LA PRENSA. Llevo siendo periodista 23 años, desde que en el verano de 1986 llegué a la redacción de informativos de Antena 3 de Radio como becario. Antes, pasé varios veranos en la redacción del diario Pueblo, viendo cómo trabajan los compañeros de mi padre: Jesús Soria, Adrián Guerra, Pedro Pablo San Martín, Jaime Semprúm, Vasco Cardoso, Arturo Pérez-Reverte.... Tras pasar por Antena 3 llegué al diario Ya, donde en 1987 encontré a periodistas como Angel Gonzalo, María José Manteiga, Javier Saz, Pilar Martínez Ruipérez, Julián Redondo, Carlos Marcote... Aquel verano de 1987 llegamos al Ya Juan Carlos Serrano, Javier Espinosa, Techu Baragaño y yo, además de otros compañeros a los que no recuerdo. En 1990 llegué a El Sol. Aquella redacción era impresionante. Allí estaban Alberto Pozas, Gonzalo López Alba, Carlos Castro, Mar Hedo, José Manuel Romero, Ramón Lobo, Rafa Fernández, Berna G. Harbour, Julio Maldonado, Julio Ruiz, Arsenio Escolar, Juan Mora...
Así que con 22 años, yo había conocido a un plantel de profesionales de la información impresionante. Tipos con estrictos códigos laborales y personales, implacables en su oficio...
Hago toda esta introducción para preguntarme: ¿qué ha pasado?, ¿dónde se quebró este oficio? ¿cómo es posible que en nuestra profesión sucedan cosas como la que ocurrió esta semana en el Ministerio de Trabajo? Supongo que todos estaréis al tanto, pero os lo resumo: al acabar una rueda de prensa, un periodista de TVE le hizo una pregunta al ministro Celestino Corbacho, que a su jefe de prensa, un tal Manel Fran i Trenchs, le pareció incómoda para su patrón. Así que, el estalinista metido a jefe de comunicación de un ministerio, le dijo al profesional de la información: "Voy a quejarme. Y voy a informarme de quién eres y evitar que vengas a este ministerio en la medida de lo posible".
Me encantaría saber qué habría ocurrido si el jefe de prensa de un secretario de Estado norteamericano o de un ministro británico hubise hecho algo parecido. No sólo habría durado en el cargo unos noventa segundos, sino que probablemente, su imprudencia y su prepotencia le habría costado el puesto a su superior. Pero, claro, ni en Estados Unidos ni en el Reino Unido se convocan ruedas de prensa en las que no se premiten preguntas; ni en esos países los periodistas se han convertido aún en correas de transmisión de los gabinetes de prensa de los ministerios...
En España, la prensa ha fracasado de manera estrepitosa. Los políticos la han domesticado y sólo la emplean a su antojo –yo mismo sufro eso en Interior–, según sus intereses. Y de lo que estoy seguro es de que ninguno de esos profesionales de los que hablaba al principio lo habrían permitido. O al menos prefiero pensar eso.

UNA SANA LECTURA. Lo he tenido que leer varias veces. Este artículo publicado hoy en El País se convierte, gracias al pensamiento único de lo políticamente correcto hoy imperante, en una verdadera pieza de museo. Imagino que casi nadie se hará eco de él, sino es para deprestigiar a su autor o para acusarle de ser agente del Mossad o de islamófobo recalcitrante. Eso, en el mejor de los casos. De ahí a genocida hay un corto camino. Pero, desde aquí, me encantaría recomendaros su lectura.

27 de julio de 2009

El final de Los Miami


La detención de Juan Carlos Peña Enano pone el punto final a algo ya acabado: Los Miami. El arresto del que fuera su máxima jefe ha sido posible gracias al empeño casi personal de un grupo de agentes del Greco de Cádiz. Hasta el pasado mes de enero, nadie pareció tomarse en serio la captura de Peña Enano, probablemente porque la policía pensaba que no estaba metido en grandes negocios: tan sólo era un fugitivo bastante mediático, pero sin peso ya en el mundod el hampa.
Esta semana, en Interviú, contamos los detalles de la Operación Fe, como la policía bautizó a la caza de Peña Enano.

21 de julio de 2009

La Ley del Menor y los asesinos de James Bugler


Otra vez lo mismo: voces de todo tipo se alzan contra la Ley del Menor. Ahora, todo el mundo se lleva las manos a la cabeza porque varios menores de 14 años, implicados en dos violaciones ocurridas en Huelva y Córdoba, no tienen responsabilidad penal alguna y volverán tranquilamente a su casa pese a la canallada que han hecho.
Otra vez, el periodismo de queroseno: el suceso sirve para prender un fuego, que prenderá otro y así sucesivamente, hasta que nadie se acuerde de quién lanzó el queroseno. Me horrorizan los dos sucesos. Las dos víctimas tienen trece años y han visto vulnerada de forma salvaje su libertad sexual. La rehala de cafres que ha cometido esas dos violaciones debe tener un castigo, pero la ley está para cumplirla. Y hace ya unos cuantos años nació una Ley que se llama Ley de Responsabilidad Penal del Menor, que ha sido reformada y que, hoy por hoy, es la única herramienta que tenemos en esta materia. Y la ley dice que antes de los 14 años la responsabilidad penal no existe.
¿Es justa la ley? No lo sé. Seguro que para los padres de las dos niñas violadas no es justa. Como no lo fue para la madre de Sandra Palo o como no lo será para los padres de Marta del Castillo cuando vean que El Cuco sale en libertad en unos pocos años. Ellos tienen todo el derecho del mundo a lamentar la ley que tenemos.
El resto, y especialmente los políticos, que pronto se apuntarán a las críticas, lo que tenemos que hacer es exigir que esa Ley del Menor, nacida con la mejor de las intenciones, tenga medios para llevar a cabo el fin con el que fue creada: que los menores que delinquen tengan una oportunidad de volver a la sociedad capacitados para vivir en ella.
Pocos crímenes fueron tan horrendos como el del niño inglés James Bugler. Dos críos se lo llevaron de un centro comercial y le machacaron la cabeza a pedradas cuando tenía dos años. Sus asesinos, Robert Thompson y Jon Venables tenían diez años en el momento del crimen. El estado británico gastó millones de euros en reinsertar a esos dos niños, en enseñarles a vivir en sociedad y en ocultarles cuando cumplieron 18 años. Hoy, ya en libertad, nadie conoce sus rostros ni sus nombres ni su paradero y la ley condenaría a cualquier medio de comunicación que se atreviese a revelar esos datos. Hace apenas unas semanas, todos conocimos el rostro y el paradero de uno de los asesinos de Sandra Palo. Los padres de Sandra tienen exactamente el mismo derecho a indignarse que los padres de James Bugler, pero las comparaciones son odiosas. Sobre todo en el tratamiento a menores delincuentes.

8 de julio de 2009

La felicidad de un policía


Estaba exultante, feliz, como niño con zapatos nuevos. "Tú sabes lo que significa esto, Marlasca. Esto es la hostia, es como 10.000 o 20.000 kilos de heroína". Hace apenas un par de horas que he hablado con uno de los responsables de la operación Galgo, una coproducción de las policías española y francesa que ha posibilitado la incautación de 93 kilos de heroína en Madrid y Francia. He hablado con él para darle la enhorabuena, porque sé el trabajo que supone pillar, no 93, sino diez kilos de heroína. El público está acostumbrado a oír hablar de alijos de miles de kilos de hachís y de cocaína y quizás eso haya desvirtuado el trabajo de los agentes dedicados a perseguir el tráfico de heroína. Pero no tiene nada que ver. La cooperación internacional, la información que llega de EEUU, facilita mucho las cosas a la hora de interceptar barcos cargados con cocaína en el Atlántico. Pero la heroína se trabaja a golpe de esperas, de finísimas investigaciones y de interminables horas de trabajo.
En concreto, esta operación llevaba abierta desde el pasado mes de enero. El principal responsable de la organización, un turco conocido como El Panadero, almacenaba su mercancía en Francia porque sabía que la policía española no le dejaba ni respirar. De hecho, fue detenido hace pocos años con un alijo de 14 kilos, aunque salió absuelto porque sus señorías estimaron que las escuchas que inciiaron el procedimiento no estaban suficientemente motivadas.
Mi amigo, al que conozco hace quince años, es ya perro viejo. Ya ha batido todos los récords de incautación de heroína, lleva casi tres décadas peleando con los traficantes, habla de los más grandes capos turcos como quien recita una alineación de fútbol... Pero hoy era inmensamente feliz. Por él y por su gente. Y yo también me alegro. Y quería compartirlo con vosotros.

6 de julio de 2009

Los secretos de la detención de Caminero, esta semana en Interviú


La detención del ex furbolista José Luis Pérez Caminero es el tema que esta semana tratamos Luis Rendueles y yo en Interiú. La operación Juanes, que acabó con la intervención de más de media tonelada de cocaína y la desarticulación de un grupo dedicado al blanqueo de capitales, ha tenido a la Guardia Civil de Madrid siete meses tras la pista de la organización. Caminero fue sorprendido con un maletín cargado con 58.000 euros en Valladolid, en lo que él pensaba que era un control rutinario. La policía local de la capital pucelana le dejó marchar y el ex futbolista pensaba que se había librado, pero desde ese momento, Cami se convirtió en un objetivo de la Guardia Civil. Según el sumario, el ex jugador internacional cambiaba pequeños billetes por grandes para que pudiesen ser sacados de España con mayor facilidad. Se llevaba, al menos, el dos por ciento. Tenéis todos los detalles en el Interviú de esta semana.

30 de junio de 2009

Mossos y Guardia Civil, a partir un piñón


Brillante resolución ha tenido el asesinato de Félix Martínez Touriño, director del Centro de Convenciones Internacionales de Barcelona (CCIB). Un sicario le ejecutó hace más de cinco meses por encargo de un subordinado de la víctima, Manuel Moreno Blancas que se estaba haciendo de oro cobrando comisiones. El negocio se le iba a acabar porque iba a ser despedido y decidió ordenar la muerte de su jefe. Poco literario, pero miserable y ruín, como lo definió ayer el intendente Trapero, responsable de la investigación de los Mossos.
No me sorprende la brillantez con la que han resuelto el crimen los investigadores de la policía autonómica. Por mi compañera Mayka Navarro he tenido noticias de que se trata de gente muy profesional. Lo que me sorprende es el hecho de que una gran parte de las detenciones las hayan llevado a cabo agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Y no ha pasado nada. Dos cuerpos han colaborado sin que, aparentemente, haya chirriado nada, ni se hayan peleado por poner un escudo u otro en una foto. A lo largo de estos años, he conocido situaciones surrealistas, muchas veces ridículas, por la competencia entre los distintos cuerpos policiales. Guardias civiles que quitan la cinta de la policía para acordonar un escenario o al revés; ruedas de prensa en las que la Agencia Tributaria ha quitado los emblemas de la policía... Todo absurdo, pero real. El enrtendimiento entre unos cuerpos y otros sólo es posible cuando hay buenas relaciones personales entre la parte más baja del escalafón, los inspectores con los guardias. Esta coproducción de Mossos y Guardia Civil me hacen pensar que, quizás, sea posible que todos remen en la misma dirección.

29 de junio de 2009

El arresto de Caminero


José Luis Pérez Caminero, uno de los futbolistas con más talento y más dotado técnica y físicamente de cuantos he visto, nunca acabó de explotar. Tenía poca cabeza, algo fundamental para mantenerse muchos años en la élite del fútbol. Hoy ha vuelto a aparecer en los medios, después de que la Guardia Civil haya revelado que fue detenido en el marco de una operación anti-droga. La Comandancia de Madrid se ha incautado de más de media tonelada de cocaína y ha desarticulado a un grupo dedicado a blanquear el dinero de la red de traficantes, por el sencillo procedimiento de cambiar billetes pequeños por billetes grandes, que eran transportados con más facilidad a México, destino final del dinero. Caminero se dedicaba a esto. No sé si sabía para quién trabajaba, pero al parecer, el ex futbolista se limitaba a cambiar en bancos y comercios el dinero de los traficantes.
A la Guardia Civil le ha venido muy bien la presencia de Caminero entre los encartados. Sorprende que un Cuerpo que se limita, por lo general, a dar iniciales de los detenidos, haya revelado la identidad del jugador. Claro que, de lo contrario, no habría forma de vender a la prensa una operación de 500 kilos de cocaína. Ni yo estaría escribiendo esto.

28 de junio de 2009

El País se hace eco de nuestra información

José Manuel Romero, subdirector de El País, ha escrito hoy un reportaje en el que cita una de nuestras informaciones sobre el caso Gürtel. Hace unas semanas contábamos que la policía había encontrado dos cuentas en Suiza con 21 millones de euro, propiedad de Francisco Correa y Pablo Crespo, los dos principales implicados en la trama. Además, detallábamos las declaraciones de Fasana, el suizo que le movía el dinero a Correa.
En Interviú trabajamos semana a semana para ofrecer a nuestros lectores la información más completa, aunque con una desventaja: tenemos seis días menos que la competencia para dar exclusivas. Pero lo intentamos. Y que un medio como El País lo reconozca, como hoy, nos anima a seguir adelante.

17 de junio de 2009

El ataque a Sara Casanovas, esta semana en Interviú


El ataque de un perturbado alemán llamado Ardnt Meyer a la actriz Sara Casanovas pudo acabar en una enorme tragedia. La actriz salvó la vida, ya que el enloquecido fan falló el disparo, pero los planes de Meyer eran aún más siniestros: pretendía secuestrar a su amada y ahorcarla con una soga para suicidarse él después. Tenéis todos los detalles en Interviú esta semana.

8 de junio de 2009

La policía encuentra en Suiza 21 millones de Francisco Correa, esta semana en Interviú


Pasadas las elecciones europeas, el ruido mediático y las ofensivas de Garzón y contra Garzón, el caso Gürtel parece haberse diluido, pero la policía sigue trabajando callada y silenciosamente. Producto de este trabajo son las revelaciones que contamos esta semana en Interviú: la policía ha localizado dos cuentas en Suiza pertenecientes a los dos principales imputados en el caso, Francisco Correa y Pablo Crespo.
El botín de este caso, a diferencia de otros, parece que va apareciendo, que hay un rastro al que seguir. Afortunadamente, la Comisaría General de Policía Judicial trabaja cuando está bajo los focos, pero trabaja mejor lejos de ellos.

25 de mayo de 2009

Desastre tras desastre


Leo ya sin sorprenderme que la Audiencia de Sevilla ha tenido que suspender sine die el juicio a cuatro pederastas, acusado de violar a una chica de 16 años. La razón de esta suspensión es que se han destruido "por error" cintas VHS y DVD que contenían imágenes de los abusos cometidos contra la víctima, es decir, que se han destruido las pruebas contra los cuatro tipos que se sientan en el banquillo.
Imagino el cabreo de los policías que lograron detener a estos cuatro pederastas. Imagino el trabajo que les costó obtener las pruebas, analizarlas, procesarlas y dejar claras todas las pruebas para que el juez de instrucción pudiese tener todo claro para llevar a juicio a los detenidos. Y ahora, los cuatro en libertad.
Pocas veces trascienden fallos así, pero ocurren casi a diario: intervenciones telefónicas que desaparecen, detenidos que son puestos en libertad por error, fiscales a los que se les olvida ir a la comparecencia de un detenido, cintas de cámaras de seguridad que se pierden... Y no, no hay ninguna conspiración. Simplemente, nuestro sistema judicial es un desastre. Y es un desastre que nadie se encarga de arreglar, porque de él viven miles de funcionarios, jueces y fiscales que se encargan celosamente de encubrirse unos a otros. Nadie nunca asume la responsabilidad de un error. Os garantizo que si un policía o un guardia civil comete un error lo paga. Y lo paga bien caro. Y yo, cuando he cometido errores, los he pagado. Pero ellos no.

19 de mayo de 2009

El caso Lydia Bosch


Esta semana, en Interviú, publicamos los documentos de la denuncia que la actriz Lydia Bosch presentó contra su marido, Alberto Martín, al que acusa de haber abusado de su hija mayor. Una denuncia de la que se ha estado hablando en las dos últimas semanas, dando todo tipo de detalles, en televisiones, periódicos y revistas del corazón. No fue nuestra revista quien contó que la víctima de los abusos era la hija mayor de la popular actriz –de la que, por cierto, en Interviú omitimos el nombre–, sino que fue un auto del juez hecho público el que identificaba a la menor; no fue nuestro semanario el que habló primero de "besos en la boca", sino que fue el propio marido de Lydia Bosch el que lo hizo público en un comunicado.
Ahora, los equipos jurídicos de la actriz y su marido anuncian demandas contra Interviú por haber conculcado los derechos de la menor. Lo único que hemos hecho esta semana en nuestra revista es documentar y fundamentar aquello de lo que se ha estado hablando en las dos últimas semanas. Sin especular, con las pruebas reales y, por cierto, poniendo especial hincapié en proteger la identidad de la supuesta víctima, algo que ni su propio padrastro ni el juez hizo.

11 de mayo de 2009

Las 'narcoabuelas', esta semana en Intrerviú


Isabel Gil Cruz y María Asunción Robles Rodríguez son dos jubiladas de 58 y 55 años, que habían buscado una particular ocupación para llenar su ocio y, de paso, ganar un buen dinero: se dedicaban a embarcarse en cruceros de lujo y, de paso, hacer de correos de una organización de traficantes. Esta semana, en Interviú podéis ver las imágenes de esta pareja durante su travesía, al final de la cual fueron detenidas con 27 kilos de cocaína que intentaban introducir en España.
Los GRECO de Ibiza culminaban así una operación que les ha posibilitado desarticular un grupo de multidelincuentes, dedicados al tráfico de cocaína, de hachís y al cultivo casi industrial de marihuana. Además, uno de los arrestados preparaba el secuestro de un narcotraficante. Todo, esta semana en Interviú.

10 de mayo de 2009

De vuelta, con nuevos retos

Llevo al menos dos semanas sin escribir aquí por varias razones. Vuelvo hoy para contar lo que podéis leer mañana si os hacéis con un número de la revista Interviú. El director, Alberto Pozas, ha emprendido una renovación en el cuadro de mando de la revista y ha hecho varios nombramientos: Luis Rendueles será el nuevo subdirector de Interviú, yo seré adjunto al director y Alberto Gayo y Joaquín Vidal serán los nuevos jefes de sección.
No renunciaré a mi trabajo, el de reportero, pero asumiré nuevos retos en los que espero estar a la altura. Y seguiré por aquí para comentar con vosotros lo que publicamos en Interviú y todo lo que se me ocurra. Como hasta ahora. Gracias de nuevo por pasar por este rincón de la blogosfera.

24 de abril de 2009

Un interesante comentario de 'anónimo', que reproduzco en su totalidad

Tengo por costumbre desde que abrí este blog –hace ya más de un año y medio– incluir todos los comentarios que me llegan a cada uno de los posts, salvo que contengan descalificaciones o insultos a terceras personas. Sin embargo, creo que el que recibí ayer merece que tenga una mayor entidad y he decidido incluirlo como una entrada más del blog.
Alguien, que se idéntifica como Anónimo, se ha sentido aludido o molesto por el último de mis posts y ha escrito un extenso comentario, que por su interés, reproduzco en su totalidad:

Aunque comparta alguna de tus afirmaciones acerca del declive del periodismo de sucesos, me veo en la obligación de recordarte los gravísimos errores que cometes, pues tú, al igual que esos individuos “pertrechados de palabrería”, eres humano, recuerda.
Yerras, Manuel, cuando denostas a periodistas que, como tu, tratan de hacer su trabajo con toda dignidad y esfuerzo. Profesionales que, como tú, tratan de llegar a su casa y sentir orgullo cuando comentan con su familia los esfuerzos del día pasado y desean que sus hijos les miren con el brillo de la admiración.
Te equivocas, Manuel cuando haces tabula rasa con todos los programas en los que se hace crónica de sucesos, entre otras cosas porque tú colaboras en uno de ellos, pero también seria bueno que recordases que todos los profesionales del periodismo pelean a diario por conseguir fuentes de las que fluyan esas noticias a las que tu pareces negarle valor. Posiblemente tú lo tienes más fácil, y dada tu dilatada trayectoria profesional atesoras suficientes contactos directos en los diferentes Cuerpos Policiales, pero no por ello debes despreciar el trabajo diario de quienes tienen que llamar a muchas puertas y penar en muchas ruedas de prensa infumables para lograr un número de teléfono que pueda ser útil algún día.
Marras, amigo Marlasca, cuando citas únicamente a algunos grandes periodistas de sucesos de este país (por cierto, te recuerdo que alguno de ellos también colabora en secciones de sucesos de algunos magazines televisivos). Como cuando alguien recibe un premio en nombre de un colectivo hay que huir de la enumeración por si la falta de memoria te lleva a la omisión. Así te has dejado en el tintero a Malena Guerra, (¿verdad?), a Mavi Doñate (¿me equivoco?), a Angel Moya (¿no?)…por citar sólo a esa televisión que tanto parece repelerte, aunque podríamos hablar de Luis Fernando Durán o de Francisco Javier Barroso, por ejemplo…¿o no?
Para terminar, Manuel, como resumen, te confundes al disparar contra compañeros. En primer lugar, como bien sabes, porque en esta profesión cambiante nunca sabes si mañana no serán tus subordinados o tus jefes, pero, además, como decía un viejo amigo, porque “ninguno somos tan buenos como pensamos ni tan malos como dicen nuestros enemigos.
Un abrazo


Tan sólo quiero dedicarle unas palabras al autor, que en primer lugar deben ser de agradecimiento por prestarme atención y dedicarme su tiempo. También quiero dejar bien claro que yo trato de ejercer mi profesión con la misma dignidad y esfuerzo que lo hace un empleado de Parques y Jardines, un obrero siderúrgico, una azafata de líneas aéreas o un perito industrial. Es decir, mi profesión no tiene nada de especial. Es, simplemente, una manera de ganarse la vida como otra cualquiera. Por eso, prefiero que mis hijos me miren con admiración en mi faceta de padre o, en todo caso, de corredor de fondo aficionado o de montañero.

Afortunadamente, las personas que me quieren cubren por completo mi cuota de vanidad, así que sé que soy humano y, desde luego, no pienso que soy bueno. Simplemente, hago mi trabajo. Y, por último, tengo una edad y un bagaje personal y profesional que me permiten escribir y decir lo que pienso sin miedo a los cambios de este oficio y a que unos u otros sean algún día mis jefes o mis subordinados. Pero, en cualquier caso, en el post que ha provocado este comentario yo sólo citaba a compañeros para hablar bien de ellos.

20 de abril de 2009

Haciendo caja


La Fiscalía de Sevilla ha pedido que se indemnice a la novia de Miguel Carcaño –el asesino de Marta del Castillo– con 100.000 euros, que se sumarán al caché que cobró por aparecer en el plató de Rojo y Negro, el programa de Telecinco. Estupefacto me he quedado. ¿Es que no hay otra solución? ¿De verdad que la Fiscalía se cree que la joven se ha visto perjudicada en su intimidad? ¿Es que no hay otra vía para condenar el lamentable espectáculo que dio Telecinco mostrando el rostro de la menor respondiendo a preguntas sobre su vida íntima? Eso sí, en su demanda, la Fiscalía precisa que dichas cantidades, en caso de ser acordadas por el juez, deberán ser ingresadas en un depósito a plazo fijo y no podrán disponer de ellas los padres o tutores legales de las menores –la novia de Miguel y una amiga de ésta– hasta que éstas alcancen la mayoría de edad. Vaya, la mamá de la artista no podrá hacer más caja a costa de la niña que se acostaba con el asesino. Qué asco.

13 de abril de 2009

Una nueva lección del padre de Anabel Segura


Han pasado dieciséis años del asesinato de Anabel Segura, uno de los casos que con más profundidad he tratado en toda mi carrera. A él le dedicamos un amplio capítulo en nuestro primer libro, Así son, así matan y muchas veces hemos hablado del asunto en la radio y en la televisión. Hoy, en Las Mañanas de Cuatro he vuelto a abordar el horrible crimen de Anabel. He compartido plató con Rafael Escuredo, abogado y portavoz de la familia. Fue una persona clave en la investigación policial, porque era el único hilo que mantuvo el contacto entre Emilio Muñoz, uno de los asesinos, y la policía, que analizaba y escuchaba atentamente todo lo que el criminal decía. El aplomo, la profesionalidad y la humanidad de Escuredo palió en parte el insoportable dolor de la familia.
Además, el programa ha hecho una conexión con el domicilio de los padres de Anabel en Estepona. Allí ha respondido a las preguntas de Concha García Campoy José Segura, el padre de la víctima. Lo ha hecho con amabilidad, con señorío y aún, dieciséis años después, dedicando palabras de agradecimiento de manera muy especial a los policías que resolvieron el asesinato de su hija.
Aquellos policías –confieso que mantengo con muchos de ellos lazos de amistad que van más allá de las relaciones profesionales– tardaron 31 meses en resolver el crimen. Pero ese tiempo estuvieron dedicados en cuerpo y alma al trabajo. Vivían con la obsesión de esclaracer aquel asesinato, hasta el punto, como he recordado hoy en Cuatro, que uno de ellos llevaba en su coche la cinta con la voz de los secuestradores y la escuchaba cada vez que se subía a su vehículo. José Segura, Rafael Escuredo y unos pocos más sabemos que fue así y por eso las palabras de agradecimiento del padre de Anabel son una lección más de un padre que supo estar alejado de los focos para dejar trabajar a la policía y que sólo se puso bajo ellos para dar las gracias. Como hoy, una vez más. Otros tendrían que aprender.

Un componente de Lighthouse Family, acusado de comprar pornografía infantil


Lo contamos esta semana en Interviú. Paul Tucker, pianista y compositor de algunos de los mayores éxitos del dúo musical británico Lighthouse Family, fue detenido en Ibiza y acusado de comprar con tarjetas de crédito a su nombre imágenes de pornografía infantil
Paul Tucker reside desde hace unos años en la isla de Ibiza. Hasta allí fueron agentes de la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía, a instancias de sus colegas británicos. Una operación contra la pornografía infantil había desvelado en el Reino Unido que Tucker, entre otros muchos, pagó cantidades que oscilaban entre los 80 y los cien dólares por descargarse de la red fotografías de niñas de 12 y 13 años en poses pornográficas. Las compras de efectuaron desde la casa y el estudio londinense de Tucker en los años 2006 y 2007. La policía española registró los ordenadores del compositor, pero no encontró ni rastro de material incriminatorio. Pese a ello, fue puesto a disposición de un juez de Ibiza, que le imputó. Los detalles, esta semana en Interviú.

8 de abril de 2009

La fuga de Bushi


Leo lo ocurrido con Bushi, el ladrón albanés que se hizo famoso como dirigente de la banda que asaltó el domicilio de José Luis Moreno, y no me sorprende absolutamente nada. Ni a mí ni a los policías especializados en la lucha contra la delincuencia organizada. Los mismos agentes de policía que arrestaron a Bushi y a los suyos se lo han tomado hasta con sentido del humor. Me recordaban estos días que el mismo Bushi fue puesto en libertad tres veces por otros tantos jueces antes de ser acusado del robo en casa del magnate telvisivo. Y eso pese a tener una petición de extradición, a ser detenido saltando la valle de un chalé, a llevar una pistola...
Los policías que combaten la delincuencia organizada claman en el desierto desde hace muchos años. Los jueces no parecen tan sensibilizados ante esta realidad como Rubalcaba cuando fue a hacerse una foto con Moreno y los responsables de la investigación. Cuántas veces, jueces de toda España han dado libertades a individuos con decenas de robos con fuerza, sin tener en cuenta que se trata de verdaderos profesionales, de organizaciones con estructuras piramidales y agrupadas con el único fin de delinquir.
Ahora, con la fuga de Bushi, la Guardia Civil echa la culpa a la policía; el juez a la policía; la policía a la Guardia Civil... Como siempre en España, nadie es capaz de asumir su responsabilidad en el error. Y Bushi debe estar llamando a todos sus amigos albaneses: "Venid para España, que esto es un chollo". Por cierto, llamadas parecidas ya las han escuchado muchas veces los policías dedicados a la lucha contra le delincuencia procedente de Europa del Este.

30 de marzo de 2009

La increíble ascensión de la alcaldesa de La Muela, esta semana en Interviú


La Muela, una localidad de Zaragoza de apenas 2.000 habitantes, es el último escenario donde la Justicia ha intervenido para poner orden y acabar con la corrupción de sus gobernantes. Suma y sigue. Detrás de cada próspero ayuntamiento, parece haber una red de corrupción, sobornos, cohechos... Y, lo peor de todo, es que parece ya enraizado en nuestro sistema de administración local. El "si no pagas, no construyes" es una realidad aceptada por empresarios, concejales y hasta por los vecinos, que, como los de La Muela, son partícipes de la bonanza económica del municipio. Pero quienes de verdad son beneficiados por esta cultura son los gobernantes. Esta semana, en Interviú, mostramos en exclusiva las fotografías del gigantesco patrimonio que había acumulado María Victoria Pinilla, alcaldesa de La Muela, y su familia. La foto que veis aquí es la de su casa en Casa de Campo, la urbanización más exclusiva de la Romana, en República Dominicana. La mansión ronda el millón y medio de dólares de valor, aunque la alcaldesa ha dicho que fue una ganga, que apenas le costó 30 millones de las antiguas pesetas.
Pero la alcaldesa y su marido –que comenzaron su actividad profesional criando conejos– también son propietarios de casas en Sotogrande, en Manilva y de más de 600.000 metros en terrenos... Hoy, la alcaldesa está en prisión y a buen seguro que la policía tiene un enorme mapa para elegir sl siguiente destino.

18 de marzo de 2009

Solidaridad


Como decía hace un par de posts, hay ocasiones en las que uno se reconcilia con este oficio y el reportaje que publicamos la semana pasada en Interviú sobre el asesinato de María Socorro da Silva ha sido una de ellas. La lectura de nuestra historia motivó a un grupo de inmigrantes a movilizarse para recaudar dinero y ayudar a la familia de la víctima del crimen. Han abierto una cuenta en una oficina de La Caixa de Orense y yo me limito a indicar aquí el número de cuenta: 21006219280200017175.

17 de marzo de 2009

Reflexiones


Hay circo para rato. La nueva versión que Miguel Carcaño ha dado hoy sobre el crimen va a conseguir que esto se prolongue unas cuantas semanas. Confieso la inmensa pereza que me provoca el asunto, pero quiero compartir con vosotros unas cuantas reflexiones que hoy hemos hecho en nuestro Territorio Negro, el espacio que tenemos en el programa de Onda Cero Julia en la Onda.
Un reo, un imputado, un acusado está en su perfecto derecho de mentir las veces que le dé la gana. A diferencia de un testigo, que puede ser acusado de falso testimonio, a un acusado las mentiras le salen gratis, penalmente hablando. Y eso es así siempre, aunque estas mentiras supongan cientos de miles de euros al Estado y un dolor absolutamente insoportable para las familias de las víctimas. Así que Miguel puede decir dentro de una semana que llevó el cuerpo de Marta a Zahara de los Atunes o al Algarve...
Raro era que, habiendo un menor por medio en toda esta historia, nadie le echase la culpa del crimen. Y, precisamente, fue el menor quien acusó con mayor detalle, no sólo a Miguel, sino también a su hermano, Francisco Javier. Ahora, naturalmente, fue el menor quien mató a la chica, según la nueva versión del hasta hoy asesino confeso.
Y aprovechando que en el río no se ha encontrado ni el cadáver ni el cenicero, el cenicero ha desaparecido ya de los hechos. Pues bien, ¿qué explicación hay ahora de la sangre de la víctima encontrada en el interior de la chaqueta que llevaba Miguel el día del crimen y que él mismo dijo que era porque se había guardado allí el cenicero?
Las nuevas revelaciones de Carcaño se han hecho en sede judicial. Sin policías delante. Y tras un mes encarcelado y ni se sabe cuántas visitas de su abogado. Todos los que conocemos este terreno, sabemos lo distinto que es un interrogatorio en un juzgado a un interrogatorio en una comisaría (y no estoy hablando en ningún momento del uso de la violencia).
Sorprende que el cambio de versión haya llegado el día que se suspendían las labores de búsqueda en el Guadalquivir y después de que el padre de Marta haya insistido en las últimas semanas en que su hija no estaba en el río. Parece que alguien ha cogido al vuelo la idea.
Y ahora, lo que tiene por delante la policía es un vertedero de una hectárea de superficie y unos quince metros de altura de basura acumulada. Al menos hasta que a algún abogado se le ocurra otra cosa...

16 de marzo de 2009

Socorro no regresará a Brasil

Me lo ha contado Patricia Torres, de El Faro de Vigo, una de las pocas periodistas que se interesó por el asesinato de María Socorro da Silva, la brasileña muerta a manos de un prejubilado orensano, Ramón Fernández. Finalmente, el cuerpo de la joven será enterrado en Orense y el ayuntamiento correrá con los gastos. Triste final a una triste historia. La madre y la hija de María no podrán ni siquiera velar el cuerpo de la mujer, ni llevarle flores, ni siquiera depositar las cenizas donde quiera que le hubiese gustado a María. Con más de veinte años de experiencia en el periodismo de sucesos, sé que en este tipo de tragedias sale lo peor, pero también lo mejor de las personas. Me cuenta José Antonio Ponseti, director de Efectos Secundarios, el programa de Caracol Miami en el que colaboro todos los viernes, que hay oyentes dispuestos a enviar dinero para que María regresase a Brasil. Patricia Torres también me ha contado que en Galicia había un grupo de inmigrantes que estaban recaudando dinero para la misma causa. Gracias a todos los que, como yo, os ha conmovido la historia de María. Cosas así te hacen recuperar un poquito la fe en este oficio.

9 de marzo de 2009

El crimen de María Socorro, esta semana en Interviú


María Socorro da Silva tenía 26 años, una niña de seis años en Brasil y una madre con la que hablaba cada dos días. Murió asesinada por Ramón Fernández, un prejubilado de Orense, que la golpeó y le metió dos tiros en la cabeza para no pagarle los 80 euros que le debía. María se convertía en Kelly cuando ejercía de prostituta. Ramón fue su último cliente.
El suceso es terrible, de esos que a los reporteros más veteranos aún nos estremecen. Esta semana hemos querido contar su vida y su muerte en Interviú, porque María murió como Marta y acabó arrojada a un río, como la joven sevillana, pero nadie la buscó. Sólo una compañera de piso y los policías de la UDEV Central, que resolvieron el asesinato. Casi ningún medio se ha fijado en este crimen y la foto que publicamos en la revista y que os reporduzco aquí es la única imagen de la mujer asesinada que ha aparecido en un medio de comunicación.

Las declaraciones de los asesinos de Marta del Castillo, esta semana en Interviú


He escrito aquí mucho sobre el tema de Marta del Castillo, especialmente sobre el tratamiento que le han dado los medios al crimen. En Interviú hemos sido prudentes. Afortunadamente, todavía podemos seguir haciendo periodismo de sucesos. Eso es lo que intentamos semana a semana mi compañero Luis Rendueles y yo. Por eso, esta semana nos limitamos a publicar el contenido de las declaraciones de Miguel Carcaño y Samuel Benítez, los dos principales inculpados por el crimen, en dependencias policiales. Sus testimonios completos, tal y como lo dijeron en comisaría. Nada más. Lo podéis leer esta semana en Interviú.

Dos años de la desaparición de Yéremi, esta semana en Interviú


Se cumplen hoy dos años de la desaparición del pequeño Yéremi Vargas, en Vecindario, una localidad interior de la isla de Gran Canaria. Nada se sabe de él. Mientras su madre soporta un dolor difícil de explicar, hay quien hace de su tragedia un macabro juego. Como contamos esta semana en Interviú, al menos diez menores han sido identificados por la Guardia Civil por llamar a casa de la madre del desaparecido y hacerse pasar por el niño o por sus secuestradores. Un síntoma más de que algo falla en esta sociedad cuando críos de 13 ó 14 años completamente normales deciden pasar el tiempo causando tanto dolor de manera gratuita.

7 de marzo de 2009

¡Qué poco respetamos otras culturas!


"Es necesario comprender al prójimo. Hay que tener en cuenta las especificidades culturales y religiosas de un país como el nuestro". Son palabras del embajador de Mauritania en España, Sidi Mohamed Ould Boubcar, que está molesto porque la Audiencia Provincial de Cádiz está juzgando a tres compatriotas. No cometieron más delito que –el matrimonio que se sienta en el banquillo– obligar a su hija de 13 años a casarse y a mantener relaciones sexuales con un hombre de 40 años –el tercer procesado–. El diplomático invocó a la cacareada alianza de civilizaciones para pedir comprensión ante una costumbre completamente normal en su país. No me extraña que el embajador esté enfadado. ¿Cómo es posible que estos jueces de Cádiz no hayan respetado el multiculturalismo y las ancestrales tradiciones del pueblo mauritano? ¿Cómo no han podido comprender que en Mauritania el único estado de derecho que funciona es el de la sharia, es decir, la ley islámica? ¿Cómo no pueden entender ni jueces ni fiscales que si una niña de 13 años no quiere meterse en la cama con un tipo de 40 elegido por sus padres debe ser lapidada? ¿Dónde están los comunicados de protesta de la Casa Árabe? ¿Y el artículo de Gemma Martín Muñoz pidiendo respeto por el Islam y tachando de islamófobos, racistas y perritos falderos de George Bush a los que nos gusta más la cultura occidental, en la que una niña no se puede casar ni mantener relaciones sexuales con nadie?
Leo las crónicas del juicio en ABC y en El País. Leo que la víctima de esta historia, Selamha Mint Mohamed, que ahora tiene 16 años, tuvo que declarar por videoconferencia. Leo cómo contó que su padre le dijo que iba a ser lapidada y que él iba a tirar la primer piedra. ¿Quién es ese padre? ¿Acaso un hombre recién llegado de la lejana Mauritania, incapaz de comprender nuestra cultura? No, ni mucho menos. Leo que se trata de un tipo que lleva dos décadas viviendo en Puerto Real (Cádiz), pero que ni siquiera habla castellano. Que tiene otros dos hijos, nacidos en España, pero que se ha negado a que sean españoles.
El caso es la historia del fracaso de las políticas equidistantes, de las políticas que abogan por el multiculturalismo, por la integración sin exigencias, por el complejo de culpabilidad que arrastramos en Occidente y por la permisividad con conductas inadmisibles. El fiscal pide 16 y 17 años de prisión para los padres de la niña y 10 para el marido. Espero que la justicia, nuestra justicia, haga caer todo el peso de la ley sobre los tres y que nuestro país proteja a Selamha y a todas las Selamhas que lleguen a España.

24 de febrero de 2009

El contrato de Julián Muñoz con Telecinco, esta semana en Interviú


Llevábamos tiempo detrás de ello. Queríamos ver al detalle del contrato de Julián Muñoz con Telecinco. Y, al fin, esta semana, lo tenéis en las páginas de Interviú. Repugna comprobar cómo una televisión, por muy privada que sea, le ha pagado 350.000 euros a un delincuente. Repugna que el tipo haya firmado el contrato desde su celda en la prisión de Jaén. Repugna ver cómo el abogado Javier Saavedra –tertuliano habitual de La Noria, por cierto– cobra y firma en nombre del ex alcalde... En fin, es todo repugnante. Echad un vistazo a la revista, porque no tiene desperdicio. ¡Ah! Y según hemos sabido hoy, también las televisiones –no sólo Telecinco– están ofreciendo dinero a los abogados por el sumario del crimen de Marta del Castillo.

El móvil del crimen de Marta, esta semana en Interviú


Mientras las televisiones se dedicaban a buscar menores para llevar a los platós y a poner una cámara y un micrófono a cualquier desquiciado, en Interviú hemos intentado hacer periodismo de un asunto tan prostituido por los medios como el crimen de Marta del Castillo. Lo que contamos esta semana son las explicaciones que Miguel Carcaño ha dado para matar a su ex novia y lo que la investigación policial, que ya está más que acabada, apunta como las razones que provocaron la discusión que terminó con la muerte de la chica.
Llega ahora la hora de los abogados y de los jueces. Son ellos los que estarán bajo los focos. Ellos y el padre de Marta, convertido ahora en un nuevo ariete, esta vez en busca de una reforma constitucional que abra la puerta a la cadena perpetua. No estoy contra la cadena perpetua. En países tan cercanos a nosotros como Francia, existe para determinados casos. Sin embargo, sí creo que abrir el debate tras un crimen como éste es un error. Todas las sociedades, hasta las más avanzadas, sufren crímenes tremendos, inexplicables. Hace poco estábamos hablando del de Mari Luz Cortés, por ejemplo, y tras él también se pidieron reformas legales. Pero Miguel Carcaño no es Santiago del Valle. El asesino de Marta es un asesino. Sin duda. Pero, ¿un asesino mata con un cenicero? Miguel no era violento, ni tenía antecedentes, ni fraguó un plan para matar a su ex novia. Debe pagar por lo que ha hecho ahora. Santiago, por el contrario, es un depredador que había dado claros síntomas de su comportamiento: había atacado a otras niñas, hasta a su propia hija. ¿Cadena perpetua para los dos?

18 de febrero de 2009

Una profunda tristeza


Contemplo atónito el tratamiento informativo que se está dando al asesinato de Marta del Castillo. Asisto con perplejidad, como si fuera una persona ajena a este mundo y a esta profesión, al espectáculo que dan las televisiones a diario. Mi capacidad de sorpresa aún no se ha agotado. Pero no por la repugnante exhibición de morbo o por el paseo mediático de esa niña llamada Rocío, novia del autor del crimen. Eso ha pasado siempre. Yo mismo trabajé hace muchos años en un programa vomitivo, en la época dorada de los realitys, aunque en mi descargo debo decir que no duré ni tres meses allí. Las televisiones, como muy bien dice hoy en su columna de El País Enric González, hace mucho que dejaron de hacer periodismo y se dedican al entretenimiento puro y duro, un campo en el que no hay reglas ni límites.
Pero la tristeza que me inunda estos días tiene otro motivo. Simplemente, he confirmado que el periodismo se ha terminado como tal. Que los reporteros de sucesos han muerto –quedan supervivientes tan brillantes como Mayka Navarro– y que, además, a nadie le interesa este óbito. Cuando ya ha pasado casi una semana desde la detención del asesino de Marta del Castillo, nadie se ha hecho con las declaraciones de ninguno de los detenidos, ni nadie ha publicado por qué confesó tras ser interrogado tres veces por la policía... Eso es lo que los reporteros de sucesos buscamos, eso es lo que siempre hemos perseguido, eso es lo que nos interesa. Al menos era lo que me interesaba a mí y a quienes me enseñaron este trabajo. Ellos también han muerto. Como yo.

15 de febrero de 2009

El crimen se ha resuelto, el circo sigue en marcha


Nunca hubo más sospechosos. Miguel, el ex novio de Marta del Castillo, nunca dejó de estar bajo la lupa de la policía, que sabía desde las primeras 24 horas de la desaparición de la joven, que sería prácticamente impoisble hallar a la adolescente sevillana con vida. Lo sabía la policía y lo sabíamos los periodistas que manejamos fuentes cercanas a esas pesquisas. Pero casi todos lo callamos, mantuvimos una férrea disciplina, porque antes que colgarse una medalla por una exclusiva, hay que hacer que los malos sean acaben en prisión.
No todos respetaron ese pacto tácito entre policías y periodistas. Allá ellos. Son los mismos que ahora mantenderán el circo para hacer rentable el suceso: entrevistas con la familia del detenido, con la familia de la novia del detenido, con otras novias... Un pozo sin fondo.
Poco me queda por decir, salvo dar la enhorabuena a la gente de la UDEV central, la unidad que ha resuelto el crimen. Derrotar a un tipo sin cadáver no es una tarea sencilla. Y ellos lo han hecho.