26 de diciembre de 2008

'El solitario', carne de talego y de biografías


La justicia portuguesa ha condenado a siete años y medio de prisión a Jaime Giménez Arbe, el histriónico atracador conocido como El solitario, por el intento de asalto en el que fue detenido en Figueira da Foz, el 23 de julio del pasado año. Una condena que sumará a los 47 años que le cayeron por el asesinato de dos guardias civiles en Castejón (Navarra). Así que, como ya anuncié aquí cuando El solitario estaba en la cresta de la ola mediática, a este asesino lo único que le queda es pudrirse en la cárcel y pasar, poco a poco, al olvido mientras envejece entre rejas.
Eso sí, tengo noticias de que en los próximos meses saldrán a la calle dos libros dedicados a este delincuente. Uno de ellos está hecho por uno de los mejores reporteros de sucesos de este país. Ha pasado largas horas con los responsables de la investigación y se ha documentado concienzudamente. Será un magnífico trabajo. Sobre el otro tengo mis dudas, porque está hecho por el hagiógrafo de Giménez Arbe, el mismo periodista que nos presentó a este asesino desde las páginas de El Mundo como una especie de bandolero con ideales ácratas y antisistema. Pronto estarán en la calle los dos, para que los juzguéis.