11 de diciembre de 2007

La bestia vuelve a matar en Argelia


Esta vez ha sido en Argelia, uno de sus escenarios favoritos en los últimos tiempos. Al Qaeda del Magreb Islámico , la nueva firma de los grupos salafistas que actúan en el norte de África, ha atentado esta mañana en Argel. Dos terroristas suicidas han provocado 26 muertos en sendos ataques que iban dirigidos contra la sede del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUR) y contra el Consejo Constitucional. Pero eso es lo de menos. Los terroristas han activado una de sus bombas al paso de un autobús de estudiantes. Los terroristas –todos los terroristas– lo que buscan es la destrucción por la destrucción. La muerte por la muerte. Es un nihilismo absoluto, como dice André Glucksman, un nihilismo que hoy se ha manifestado en Argelia, el 11 de marzo fue en Madrid, el 7 de julio en Londres y el 11 de septiembre en Estados Unidos. La amenaza está ahí al lado, en el norte de África. Si no han atentado en nuestro país es porque no han podido. Pero lo seguirán intentando. Pocos analistas del terrorismo islámico atesoran la claridad y la amplitud de conocimientos de Fernando Reinares, que ya ha publicado este artículo en la edición digital de El País.