20 de mayo de 2008

La agenda de Al Qaeda, esta semana en Interviú


Irak ha sido para las nuevas generacilones de yihadistas lo que para las anteriores fue Afganistán o Bosnia. Allí, en la antigua Mesopotomaia y gracias a la incapaz administración política y militar de la invasión aliada, ha brotado como en ningún otro lugar la semilla de Al Qaeda. Centenares de mujahidines han llegado de muchos países para acabar sus días en Irak, inmolándose bajo el manto de Al Qaeda. El ejército aliado encontró a finales del año pasado en Sinjar un agenda en la que se anotaban minuciosamente todos los datos de los voluntarios que llegaban dispuestos a morir por la guerra santa.
Interviú publica esta semana parte de esas fichas. Son curiosas. En ellas se anota el lugar de procedencia del candidato a morir, los efectos que entrega (teléfonos, mp3, dinero...) y el número de su familia, supongo que para avisarla cuando cumpla su misión. Entre todas las fichas de Sinjar hay una perteneciente a un marroquí de Casablanca que dice haber llegado desde España. Se llama Badr Shuri y en los archivos policiales no hay ni rastro de él. Policía y Guardia Civil le buscan. Por si ha vuelto de Irak con los galones de veterano, lo que le convertiría en un tipo muy peligroso.