29 de julio de 2008

¡Qué asco das, Remedios!


Remedios García Albert estaba a las órdenes del comandante de las FARC Raúl Reyes. Me da asco que gentuza como esta se aproveche en muchos casos de las bonhomía de muchas personas, que se acercan a ONGs y partidos políticos porque, en realidad, creen que un mundo mejor es posible. Pero Remedios no era un experta en resolución de conflictos, como ha dicho su abogado. Esta información, que publica hoy Maite Rico en el diario El País no deja lugar a dudas: Remedios actuaba al dictado del jerifalte de las FARC. Buscaba asilo político para sus hijos, le hacía llegar dinero... Repugna, sobre todo, que a todas estas actividades quisiese darle una pátina política y oenegista. Claro, que peor es lo que ha dicho su abogado, el dirigente de Izquierda Unida Enrique de Santiago: "Lo sucedido obedece al propósito del presidente de Colombia, Álvaro Uribe, de criminalizar a todas aquellas personas que intentan hallar soluciones de paz al conflicto colombiano". ¿No os suena? ¿No habéis oído algo parecido cada vez que cae algún dirigente de Batasuna? Qué cerca están todos los asesinos, aunque les separe un océano.