21 de abril de 2008

El evitable crimen de Sylvina, esta semana en Intervíu


Sylvina Bassani, una prometedora científica argentina afincada en nuestro país, murió asesinada el pasado 10 de abril a manos de su marido, Francisco Javier Lacasa, un sargento del Ejército de Tierra que también mató al compañero sentimental de la mujer, Andrés Marzal, antes de volarse la cabeza en presencia de su hijo, un niño de cuatro años. No es un caso más de violencia doméstica. Es un cúmulo de desastres, desidias, incompetencias... El asesinato de Sylvina ha dejado bien claro que de poco sirven las leyes especiales cuando las personas que se encargan de ponerlas en práctica no hacen su trabajo de forma diligente.
Sylvina y sus abogados emplearon todas las armas que las leyes les permitieron para evitar lo que finalmente no pudieron evitar. Pidieron cuatro veces el ingreso en prisión del asesino, intentaron que dejara de ver a su hijo, pidieron varias citas con los cuatro jueces que tuvieron el expediente en sus mesas... Si a eso le sumamos la incompetencia de un fiscal que jamás se preocupó del caso, salvo para pedir su sobreseimiento, y una psicóloga que escribió en su informe que no había detectado maltrato y recomendó tratamiento a Sylvina para superar su separación... Tenemos todos los elementos que sentenciaron a muerte a la mujer. Podéis ver en el número de esta semana de Interviú todos los detalles de la historia y unas fotos inéditas de Sylvina, una preciosa mujer que creyó en nuestra Justicia.