21 de abril de 2008

No me deja de sorprender


Se trata de Juan José Cortés, el padre de Mari Luz, la niña asesinada en Huelva por Santiago del Valle. No me deja de sorprender. La semana pasada hablé con él. Supe que se había levantado parcialmente el secreto de sumario y, como es mi obligación, traté de hacerme con una copia de las diligencias. Me enteré que la familia deMari Luz había contratado a un abogado, que ejercía la acusación particular, así que llamé a Juan José. "No, perdone pero no le voy a dar el nombre de mi abogado, porque quiero que trabaje tranquilo, sin que la prensa le esté llamando. Lo importante es que haga su trabajo bien". Todo esto me lo dijo con una exquisita educación, así que no tuve otra cosa que hacer que darle las gracias por atenderme. Cuando colgué, me di cuenta de que este hombre nunca me deja de sorprender: su entereza, su serenidad, su seriedad... Aunque sea tirar piedras contra mi tejado y el de mis colegas, no tengo otra cosa que hacer que aplaudir la actitud del padre de Mari Luz. Más tarde me enteré de que Marcos García Montes, el abogado más mediático de cuantos hay en España, le ofreció sus servicios, que él denegó con la misma educación con la que me atendió a mí. Por cierto, ya sé quién es el abogado de la familia Cortés, pero os aseguro que no le molestaré para nada.