2 de abril de 2008

El final de la pesadilla de Jessica y Belén


Jessica Almada y Belén Téllez están en libertad desde esta tarde. Acaba así una pesadilla que comenzó en octubre de 2006, cuando fueron detenidas tras aterrizar en Barcelona, procedentes de Buenos Aires, desde donde volaron en compañía de su representante, Alejandro Panno. En el equipaje, la Guardia Civil encontró algo más de quince kilos de cocaína. Desde el primer momento, Panno dijo que las chicas, de apenas veinte años, no tenían nada que ver con la droga y reconoció que las maletas se las habían entregado a él.
Esta mañana, tras escuchar a los tres procesados, la presidenta del tribunal ha decidido poner a las dos modelos argentinas en libertad, sin esperar a redactar la sentencia, lo que equivale a una absolución casi segura, pese a que el fiscal solicitaba para ellas once años de prisión. Imagino la alegría de Francisco, el padre de Belén, que ha gastado todos sus ahorros y sus energías para demostrar la inocencia de su hija. Y todo sin el más mínimo apoyo de las autoridades argentinas. Imagino también la alegría de Carolina, una preciosa amiga de las dos detenidas, que se desplazó a España y acudió a verlas a prisión. Imagino, en fin, que Jessica y Belén podrán, ahora sí, empezar a cumplir el sueño que se tornó en pesadilla.