5 de noviembre de 2007

Sin reparación posible


Hace un par de semanas anticipamos en Interviú que la sentencia fijaría unas indemnizaciones multimillonarias para las víctimas de los atentados del 11-M. Titulábamos "Un millón de euros por víctima". Finalmente, el fallo dejó en 900.000 euros el dinero que los familiares directos de las 192 víctimas cobrarán como indemnización. No hay reparación posible para un dolor tan inmenso como el que han sufrido las víctimas. El dolor de perder a los más queridos o de sufrir secuelas que arrastrarán durante toda la vida. Pero también el dolor de ser vilipendiadas, insultadas y empleadas con fines espúreos. Los jueces no han podido reparar ese dolor, pero, al menos, han fijado unas indemnizaciones nunca vistas en la historia de nuestro país. Y dedican un apartado especial y una altísima indemnización a Laura Vega, la joven que quedó en coma tras los atentados y a quien está dedicado nuestro libro. Nada me alegró más al conocer la sentencia.

1 comentario:

morenohijazo dijo...

Enhorabuena por el artúculo y por tu nueva web.

¡A por ellos!