4 de marzo de 2008

En la trinchera de Rosa Díez


Habréis notado que, hasta la fecha, no he escrito nada acerca de las elecciones que se celebran el próximo 9 de marzo. Tengo varias razones para ello. La primera que, sinceramente, me aburren soberanamente. La segunda, y quizás más importante, que no soy un periodista especializado en política. Pero sí soy un ciudadano y, como tal, me ha gustado mucho la valentía que, una vez más, ha demostrado Rosa Montero en su artículo de hoy de El País.
Yo también pienso que harían falta más personas como Rosa Díez o como Fernando Savater. Están al margen de las dos grandes trincheras en las que se divide, no sólo el país, sino también y desgraciadamente, la profesión periodística. ¿Os habéis dado cuenta de que los periodistas que comentan los tan cacareados debates parecen más comisarios políticos de uno y otro partido que profesionales de la información? Uno sabe perfectamente lo que va a decir cada uno de ellos antes de que comiencen a hablar. Penoso, pero así de cierto. ¿Y qué me decís del papel del moderador/a en los debates? Esa es la consideración que merecemos los periodistas en España. Convertidos en comisarios o en meros cronometradores.
Por eso, insisto, es refrescante encontrar a políticos como Rosa Díez o a columnistas como Rosa Montero, que no se dejan encerrar en ninguna trinchera. Tienen la suya propia y estoy seguro de que si los medios de comunicación no estuviesen tan hipotecados por toda clase de comisariados políticos, en esa trinchera habría mucha más gente. Toda la que necesita respirar en medio de este aire tan contaminado por socialistas, populares y toda su pandilla de palmeros.