7 de marzo de 2008

Hallado el cadáver de Mari Luz. Comienza el circo


Una desaparición se vuelve inquietante en el a veces enrevesado lenguaje policial cuando tiene todas las trazas de convertirse en un crimen. Y así ha sido en el caso de la niña Mari Luz Cortés. El cadáver de la pequeña ha sido encontrado en una ría de Huelva con la misma ropa que llevaba el pasado 13 de enero, la fecha en la que desapareció. Parece probable que el asesino de la pequeña la arrojase allí el mismo día en el que desapareció, pero a esta hora todo son elucubraciones sin ningún fundamento. A esta hora y en los próximos días.
Me acaban de llamar de un programa de televisión, invitándome a participar: habrá conexiones en directo con Huelva y queremos tener a unos expertos... He declinado la invitación: no hablo de lo que conozco en profundidad y el caso de Mari Luz lo he seguido en la distancia, a través de la prensa, no puedo tener formado un criterio sólido, le he dicho a la periodista televisiva.
Creo que va a dar igual. El circo ha comenzado. Alguien habrá para hablar por hablar, para pontificar y para decir cosas como que "el crimen debe ser obra de un pedófilo" o, peor aún, "habría que investigar bien el entorno de la familia". Yo, perdonad, no quiero saber nada de este circo. Que dejen trabajar tranquila a la policía.