14 de enero de 2008

Un niño real detrás de cada imagen pornográfica



Esta semana publicamos en Interviú los detalles del Proyecto Siamés, un ambicioso plan policial que intenta poner nombre y vida a cada una de las millones de imágenes de pornografía infantil que circulan por la red. Hace ya varios años, uno de los responsables de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía (BIT) nos dijo: "A veces perdemos la perspectiva de nuestro trabajo, pero lo principal, el objetivo en el que debemos centrarnos es en rescatar a esos niños que aparecen en las fotografías que vemos a diario. Detrás de cada una de esas imágenes hay un niño de verdad, con una vida y con una infancia que alguien le está robando."
Los hombres y mujeres de la BIT han aportado al proyecto los nombres de 53 menores, que han sido identificados gracias a sus investigaciones. Operaciones como Nanysex, Ruber, Guaralino, Saturno... se han saldado con las detenciones de varios pedófilos y lo que es más importante: el rescate de varios menores que estaban siendo objeto de toda clase de vejaciones. Conocemos bien el trabajo de estos policías, hemos compartido muchas horas con ellos. Horas de alegrías y también de cabreos y frustraciones, como cuando no pudieron encontrar a la pequeña que era violada por un matrimonio peruano, pese a que los autores de semejante salvajada fueron detenidos por la policía de su país. Es la niña pequeña que aparece en las imagen superior de las que acompañan a este texto. Los hombres y mujeres de la BIT la siguen llamando Andina y darían lo que fuera por encontrarla.