29 de enero de 2008

La profanación de Fago


Lo cuentan hoy los compañeros de El Heraldo de Aragón. Alguien ha profanado el monolito levantado en el lugar en el que murió asesinado hace un año Miguel Grima, el alcalde de Fago, sustituyendo la expresión "vilmente asesinado" por "ajusticiado". La detención de Santiago Mainar, un amigo de la víctima y rival político, no parece haber cerrado las heridas abiertas en Fago. En Interviú contamos cómo Fago estaba dividido en dos, entre los seguidores de Grima y los detractores. Recogimos los testimonios ante la Guardia Civil de al menos siete vecinos que habían amenazado al alcalde asesinado. No fue Fuenteovejuna, pero los odios en Fago siguen vivos un año después. Muy ilustrativo y recomendable es el libro del compañero de El Periódico de Aragón Eduardo Bayona, "El crimen de Fago". Cuenta con precisión el ambiente irrespirable que se vivía en Fago antes del crimen.