7 de febrero de 2008

Abu Hamza, extraditado. El fin de la impunidad


Abu Hamza, el clérigo de origen egipcio que durante años lanzó soflamas yihadistas y alimentó el odio contra lo occidental desde su privilegiada tribuna de la londinense mezquita de Finsbury Park, será extraditado a Estados Unidos desde el Reino Unido, donde cumple siete años de cárcel. Las autoridades norteamericanas le reclaman por su participación en el secuestro de 16 turistas occidentales en Yemen en 1998, que acabó con la muerte de cuatro de ellos. Gran noticia la extradición de este tipo. Abu Hamza, como el palestino Abu Qutada, proporcionó alimento ideológico a muchos terroristas. La célula de Abu Dahdah tenía a estos dos clérigos como importantes referentes ideológicos. Sus vídeos eran difundidos entre los candidatos a ser enviados a campos de entrenamiento de terroristas.
Las autoridades británicas abandonaron hace tiempo, sobe todo después del 7-J, la política de tolerancia con el extremismo que convirtió a Londres en Londonistán. Las detenciones de estos dos imanes radicales dieron muestra de ello. Pero, quizás, ya es demasiado tarde. Muchos musulmanes han alimentado su odio a los valores que defendemos en occidente gracias a los mensajes de estos tipos.