15 de febrero de 2008

Ayaan Hirsi Ali sabe que va a morir


"No quiero morir, quiero vivir y amo la vida". Ayaan Hirsi Ali, la ex diputada holandesa de origen somalí, lanzó ayer este desesperado grito de socorro en el Parlamento Europeo. La mujer sabe que tiene dictada una sentencia de muerte. Los integristas musulmanes no le perdonan ni le perdonarán sus invectivas contra los radicales islámicos y sus colaboraciones con el asesinado Teo Van Gogh. La mujer compareció para pedir ayuda. Ayuda para salvar su vida. Holanda retiró la partida presupuestaria destinada a su protección el pasado mes de octubre y Estados Unidos, el país en el que se refugió, no contempla pagar a un particular que no esté relacionado con un proceso judicial en ese país protección alguna.
Una vez más, fue el filósofo francés Bernard Henri Levy quien dio en el clavo. El pensador galo estuvo acompañando a la ex diputada en el acto y reclamó, junto a un grupo de eurodiputados franceses, que fuese la Unión Europea quien se hiciese cargo de los gastos de protección de Hirsi Ali mediante la creación de un fondo para proteger a personas en situaciones parecidas: "Hirsi Ali es una ciudadana europea por excelencia, pues ha sido condenada a muerte por defender los valores de Europa".Y así es. Esta mujer está condenada a muerte por defender una sociedad laica, la igualdad entre hombre y mujer, la libertad de expresión... Es decir, los valores que rigen las vidas de nosotros, los occidentales, y que no gustan demasiado en otras partes del mundo.
Para que salga adelante, el proyecto debería contar con el apoyo de 393 eurodiputados. Hasta ahora, sólo un centenar –casi todos franceses– han firmado la petición de la creación de ese fondo para proteger a personas amenazadas por sus ideas. De ese centenar, sólo hay dos españoles: Alejo Vidal Quadras, del Partido Popular, y Mikel Irujo, de Eusko Alkartasuna. Me ha dejado estupefacto lo dicho por el grupo socialista. Tan estupefacto que os transcribo textualmente el teletipo de la agencia Efe: "Los socialistas españoles 'simpatizan con la idea', pero no se han sumado por que dudan de que la declaración escrita sea el medio más adecuado y creen preferible diseñar un instrumento de carácter general y no pensado para un caso específico, según fuentes de esta delegación."
Claro. Supongo que proteger a Ayaan Hirsi Ali va contra la esencia de la Alianza de Civilizaciones... Qué asco.