17 de febrero de 2008

El candidato republicano McCain promete unos EEUU sin Guantánamo ni torturas


Vuelvo a escribir de las elecciones de Estados Unidos que, os confieso, me interesan bastante más que nuestra insufrible campaña electoral. Leo en El País un entrevista al senador por Arizona John McCain, el casi seguro candidato republicano a la Casa Blanca. Es muy interesante comprobar cómo este héroe de guerra –pasó cinco años como prisionero en Vietnam– se aleja de su compañero de partido George W. Bush. De momento ha prometido cerrar Guantánamo y trasladar a todos los recluidos allí a una prisión militar. Y promete que "EEUU nunca más volverá a torturar a ningún preso retenido bajo su custodia".
A medida que se acerca el mes de noviembre –fecha de las elecciones en EEUU– voy percibiendo cada vez con más fuerza que se acerca una nueva fase de la historia que hará olvidar pronto la nefasta era Bush. Creo que EEUU, gane quien gane las elecciones, volverá a liderar el mundo desde los valores de sus padres fundadores. Ahora que tanto se habla de Kosovo, no olvidemos que fue Bill Clinton quien, dada la pasividad de Europa, decidió poner fin a las matanzas de kosovares bombardeando a los serbios y acabando con el régimen del sátrapa Sldoban Milosevic.
Dice McCain en la entrevista que si llega a la Casa Blanca ganará la guerra en Irak. De lo contrario, dice:"Sonarían las trompetas de Al Qaeda anunciando al mundo que han vencido a Estados Unidos. Y cuanto más nos retiráramos, más avanzarían ellos, hasta que llegaran a plantarse directamente en Estados Unidos." Sin torturas, sin Guantánamo, pero hacia una victoria que se me antoja imprescindible.