11 de febrero de 2008

Los millones de la Virgen de Prado Nuevo, esta semana en INTERVIÚ


Hace veinticinco años, una asistenta de El Escorial llamada Amparo Cuevas dijo haber visto a la Virgen María sobre un fresno, en un prado. En torno a estas supuestas apariciones, cuyo carácter sobrenatural o milagroso ha sido negado por la Iglesia, nació un negocio que hoy reporta pingües beneficios a sus promotores, entre los que se encuentra la propia Amparo y el dueño de la casa en la que trabajaba como asistenta, Miguel Martínez Pascual. Según publicamos esta semana en Interviú, las fundaciones creadas en torno a los adoradores de la Virgen de Prado Nuevo han acumulado un patrimonio inmobiliario escandaloso. Más de 60 fincas, otros tantos pisos, así como garajes, locales y trasteros... Un patrimonio procedente, en su mayoría, de las donaciones que hacen las personas que ingresan en la orden o las que entran en sus tres residencias de ancianos.
La Guardia Civil y la Justicia investigan a los responsables de este milagroso patrimonio, después de que unos cuantos familiares –agrupados en una asociación– hayan denunciado cómo los virginianos se han hecho de forma irregular con el dinero o las propiedades de personas, en algunos casos, con serios problemas mentales. Más, en Interviú.